Centro Pediátrico

¿Está mi hijo preparado para los sólidos?

¿Está mi hijo preparado para los sólidos?

Es emocionante comenzar a dar alimentos sólidos a tu bebé. Sin embargo, antes de apresurarte con estos alimentos, te recomendamos seguir estos consejos para garantizar una experiencia positiva para ti y tu pequeño.

Primero, ¡habla con tu pediatra!

Cuando se trata de empezar con los sólidos, parece que todo el mundo tiene una opinión sobre el tema. Antes de pasar del biberón al babero, lo mejor es hablar con tu pediatra. Solo tu pediatra de confianza puede aconsejarte sobre:

Deja que juegue con la comida

Toda la vida nos han dicho que no juguemos con la comida. Aunque esta regla es apropiada para niños mayores, no es así para los bebés que están comenzando con alimentos sólidos. Antes de intentar darle una cucharada de algo, puedes darle un rato para que experimente lo que es, como en el sistema de Baby Led Weaning.

Coloca un poco de comida en su bandeja y permite que juegue con ella. Esto lo acostumbrará al olor, la textura y el sabor.

Dale de comer cuando esté contento y empiece a tener hambre

Los bebés con mucha hambre o sueño tienden a cooperar menos y a estar de mal humor. Controla el tiempo de la comida para que tu bebé esté feliz, alerta y con el nivel de hambre justo, ni demasiado hambriento, ni demasiado lleno. Puedes empezar la comida con una pequeña cantidad de fórmula infantil o leche materna para abrirle el apetito, y luego pasar al plato principal.

No te rindas con los alimentos que rechace

¿Tú bebé ha rechazado algún alimento cerrando la boca o echándolo afuera? ¡No te rindas y prueba de nuevo! Parte de la fase de introducir alimentos sólidos en la dieta de tu bebé consiste en acostumbrarlo a diferentes texturas y sabores. En muchos casos, lo único que necesitan es que se lo ofrezcas varias veces hasta que se acostumbren.

¡Cuidado con las alergias!

Un aspecto bastante serio de las primeras comidas sólidas son las alergias alimentarias. Las reacciones alérgicas graves, como urticaria, dificultad para respirar e hinchazón, pueden aparecer en cuestión de minutos o unas pocas horas después de la ingesta. Las reacciones menos graves como el eccema, diarrea o estreñimiento pueden tardar varios días en aparecer. Debido a que las reacciones pueden retrasarse, es importante esperar de 2 a 4 días antes de introducir otro alimento nuevo. Mantener un diario de los alimentos puede ayudarte a descubrir un patrón en caso de alergia.

Salir de la versión móvil