Riesgos y complicaciones de la cesárea: Mayo Clinic

La cesárea es un procedimiento quirúrgico que se realiza para extraer al bebé a través de una incisión en el abdomen y el útero de la madre. Aunque es un procedimiento común y seguro, como cualquier cirugía, conlleva ciertos riesgos y complicaciones. En este artículo, exploraremos los posibles riesgos y complicaciones de la cesárea, según la Mayo Clinic.

Complicaciones durante la cesárea

Hemorragia

La hemorragia es una complicación potencialmente grave durante una cesárea. Puede ocurrir durante la cirugía o después de ella. La pérdida excesiva de sangre puede requerir una transfusión sanguínea o incluso una histerectomía de emergencia para detener la hemorragia. Los factores de riesgo para la hemorragia incluyen placenta previa, placenta acreta y trastornos de la coagulación.

Lesiones del tracto urinario e intestinal

Las lesiones del tracto urinario e intestinal son complicaciones poco comunes pero graves de la cesárea. Durante la cirugía, existe el riesgo de dañar la vejiga, los uréteres o los intestinos. Estas lesiones pueden requerir una reparación quirúrgica adicional y pueden aumentar el tiempo de recuperación de la madre.

Infecciones

Las infecciones son una complicación común después de cualquier cirugía, incluida la cesárea. Pueden ocurrir infecciones en la incisión, en el útero o en otros órganos cercanos. Los signos de infección pueden incluir enrojecimiento, hinchazón, dolor y fiebre. El tratamiento con antibióticos es necesario para tratar las infecciones y prevenir complicaciones adicionales.

Enfermedad tromboembólica

La enfermedad tromboembólica es una complicación potencialmente grave que puede ocurrir después de una cesárea. Se refiere a la formación de coágulos de sangre en las venas profundas de las piernas (trombosis venosa profunda) que pueden desprenderse y viajar a los pulmones (embolia pulmonar). Los factores de riesgo para la enfermedad tromboembólica incluyen la obesidad, la inmovilidad prolongada y los antecedentes personales o familiares de coágulos de sangre.

Te interesa  Embarazo natural a los 52 años: ¿Cuál es la edad máxima para quedar embarazada?

Complicaciones a largo plazo

Alteraciones de la placentación

Las alteraciones de la placentación son complicaciones a largo plazo que pueden ocurrir después de una cesárea. Estas alteraciones pueden afectar la forma en que la placenta se adhiere al útero y puede aumentar el riesgo de complicaciones en embarazos futuros, como placenta previa o placenta acreta.

Rotura uterina

La rotura uterina es una complicación rara pero grave de la cesárea. Ocurre cuando la cicatriz en el útero se rompe durante un embarazo posterior o durante el parto. Esta complicación puede poner en peligro tanto a la madre como al bebé y puede requerir una cirugía de emergencia para reparar el útero y extraer al bebé.

Dehiscencia de la cicatriz

La dehiscencia de la cicatriz es otra complicación a largo plazo de la cesárea. Se refiere a la separación de los bordes de la incisión uterina después de la cirugía. Aunque es menos grave que la rotura uterina, puede causar dolor y sangrado y puede requerir una reparación quirúrgica adicional.

La cesárea es un procedimiento quirúrgico seguro, pero no está exento de riesgos y complicaciones. Es importante que las mujeres estén informadas sobre estos riesgos y discutan cualquier inquietud con su médico. La Mayo Clinic recomienda que las cesáreas se realicen solo cuando sean médicamente necesarias y que se tomen precauciones para minimizar los riesgos y complicaciones asociados con este procedimiento.

Deja un comentario