Consejos de seguridad para niños en verano

El verano es la estación preferida por prácticamente todos los pequeños, ¡y no es para menos! Los días se extienden, hay mucho más tiempo para jugar y relajarse, nos aguardan los viajes, los baños y la diversión al aire libre. Pero el verano asimismo puede ser arriesgado para los pequeños. Los accidentes en piscinas, el sol abrasador y la deshidratación incrementan a lo largo de esta temporada del año.

Para eludir desazones, el día de hoy te alcanzamos estos consejos de seguridad para pequeños en verano.

Impedir los ahogamientos

La seguridad en agua a lo largo del verano ha de ser una prioridad para los progenitores, con independencia de si tenéis piscina en el hogar o si visitáis una piscina social. Observa a los pequeños en todo instante en el momento en que estén dentro o cerca del agua, y cerciórate de tener el aparato conveniente a fin de que la piscina sea segura.

Existen estudios americanos que afirman que la mayor parte de los pequeños que se ahogan dieron o estaban en clases de natación. Por ende, no bajéis jamás la guarda. Y caso de que tu hijo esté habituado al agua por el hecho de que haya recibido clases de natación, ¡mucho más precaución aún!, ya que la mayor parte pierden el respeto y el temor al agua.

Golpes de calor

Las situaciones de golpes de calor en verano son muy peligrosos para los pequeños. Los primeros síntomas son leves: calambres y agotamiento, pero tienen la posibilidad de empeorar hasta la pérdida de conocimiento. Cerciórate de que los pequeños descansen en la sombra, tomen bastante agua y empleen gorros y ropa fría en el momento en que jueguen afuera.

En este otro producto te ofrecemos las claves sobre de qué manera accionar en el caso de deshidratación o golpe de calor en pequeños.

Seguridad en la carretera

Verifica que tus hijos viajan en vehículo cumpliendo con todas y cada una de las cuestiones de inseguridad dependiendo de la edad (cinturón, silla, alzadores, etcétera.), y jamás dejes a un niño solo en el vehículo.

Asegurador del sol

Si bien cada vez contamos mucho más conciencia de los efectos dañinos del sol sobre nuestra piel a lo largo de todo el año, y singularmente a lo largo del verano, debemos insistir en la necesidad del empleo de la protección del sol. Te aconsejamos FPS 50 siempre y cuando hayamos ido a efectuar ocupaciones al aire libre. Recuerda utilizar con determinada continuidad (antes de 2 horas) y/o después bañarse. Evitad las ocupaciones al sol a lo largo de las horas centrales del día y viste a los pequeños con ropa protectora. En el caso de inferiores de 6 meses, solicitud con tu médico de Centro pediátrico.

Picaduras de insectos

De acuerdo llega el calor, los insectos abundan. Para eludir las picaduras de insectos, aplica repelente de insectos a tus hijos antes que salgan al aire libre, impide jabones o lociones muy perfumadas y cubre sus brazos y piernas tanto como resulte posible. En el caso de inferiores de 2 años, solicitud con tu médico de Centro Pediátrico.

Si deseas mucho más consejos sobre la prevención de picaduras de insectos en verano, pincha aquí.

Tomar mucha agua

Los pequeños son mucho más propensos a la deshidratación que los mayores, y el peligro incrementa conforme sube la temperatura. La proporción de agua que debe tomar un niño cambia según la edad, el peso y el nivel de actividad. Por esta razón siempre y en todo momento es una gran idea llevar una botella de agua encima y tomar con cierta frecuencia. Ten en cuenta que, si por ellos fuera, beberían bastante menos de lo que necesitan. Tomad la idea y sed nosotros los que ofrezcáis agua muchas veces.

Ocupaciones seguras

Las bicicletas y patinetes son de las primordiales causas de lesiones infantiles. Emplear un casco es la primera regla para impedir lesiones graves en los pequeños. Cerciórate de que el casco se ajuste apropiadamente a la cabeza del niño y dale consejos de seguridad.

Deja un comentario