¿Por qué de repente huelen mis axilas?

Las axilas son una zona del cuerpo que produce sudor y, por lo tanto, es propensa a tener mal olor. Sin embargo, ¿alguna vez te has preguntado por qué de repente comienzan a oler más fuerte de lo normal?

En este artículo exploraremos las posibles causas detrás de ese aumento repentino del mal olor en las axilas y qué medidas puedes tomar para prevenirlo y tratarlo.

Desde cambios hormonales hasta ciertos alimentos o medicamentos, hay una variedad de factores que pueden contribuir a que tus axilas huelan más de lo habitual. Así que, ¡sigue leyendo para descubrir qué puedes hacer al respecto!

Repentina mala olor en axilas: ¿Por qué?

La repentina mala olor en las axilas puede tener varias causas:

  • Sudoración excesiva: Cuando sudamos, las bacterias en nuestra piel descomponen las proteínas y los ácidos grasos presentes en el sudor, lo que produce el mal olor.
  • Cambio hormonal: Durante la pubertad, las hormonas pueden causar un aumento en la sudoración en las axilas, lo que a su vez puede aumentar la producción de bacterias y el mal olor.
  • Dietas poco saludables: Alimentos como el ajo, la cebolla y las especias pueden afectar el olor de las axilas.
  • Uso de ciertos medicamentos: Algunos medicamentos, como los antidepresivos y los antipsicóticos, pueden causar sudoración excesiva y aumentar el mal olor.
  • Condiciones médicas: Algunas afecciones médicas, como la diabetes y las enfermedades hepáticas, pueden causar un aumento en la sudoración y el mal olor en las axilas.

¿Sudor con mal olor repentino?

Si has notado un olor desagradable en tus axilas de manera repentina, es posible que se deba a una condición conocida como bromhidrosis, que se caracteriza por la presencia de sudor con mal olor.

Te interesa  Lengua blanca: causas y tratamientos | Tips para una boca saludable

La bromhidrosis puede ser causada por varios factores, como la falta de higiene, la ropa ajustada que impide la adecuada ventilación de la piel o una alimentación inadecuada que puede afectar la composición del sudor.

Si bien la bromhidrosis no es peligrosa para la salud, puede ser muy incomoda y afectar la autoestima de quienes la padecen. Si experimentas sudoración excesiva o un olor muy fuerte, es recomendable que acudas a un especialista en dermatología o pediatría para recibir un diagnóstico adecuado y un tratamiento que se adapte a tus necesidades.

Mal olor en axilas: soluciones prácticas

  • Utiliza un desodorante que contenga antitranspirante y sea de larga duración.
  • Lava tus axilas diariamente con jabón antibacterial y utiliza una esponja o cepillo para exfoliar la piel muerta y eliminar bacterias.
  • Cambia tu ropa diariamente y utiliza telas transpirables como el algodón.
  • Evita el consumo de alimentos con alto contenido de ajo y cebolla, ya que pueden aumentar el olor corporal.
  • Evita el estrés, ya que puede aumentar la producción de sudor y el mal olor.
  • Si el problema persiste, consulta con tu médico para descartar alguna enfermedad o afección que pueda estar causando el mal olor.

Finalmente, es normal que de vez en cuando nuestras axilas emitan un olor desagradable debido a la actividad de las glándulas sudoríparas y sebáceas en la zona. Sin embargo, si el olor es persistente o muy fuerte, puede ser una señal de algún problema de salud o de una mala higiene personal.

Para prevenir el mal olor en las axilas, es importante mantener una buena higiene, lavar la zona con jabón antibacterial, usar desodorantes adecuados y ropa transpirable. Si el problema persiste, es recomendable acudir a un especialista para descartar cualquier afección médica.

Te interesa  Posibles causas de ojera hinchada en un solo ojo

Recuerda que el cuidado de nuestro cuerpo es fundamental para mantener una buena salud y bienestar. ¡Cuida de ti mismo y de tu cuerpo!

Deja un comentario