Tratamiento farmacológico para niños con TDAH: medicamentos comunes

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno neuropsiquiátrico común en la infancia que afecta aproximadamente al 5-10% de los niños en edad escolar. Se caracteriza por la dificultad para prestar atención, la hiperactividad y la impulsividad. El tratamiento del TDAH puede incluir una combinación de terapia conductual y farmacológica. En este artículo, nos centraremos en los medicamentos comunes utilizados en el tratamiento farmacológico para niños con TDAH.

Medicamentos comunes para el TDAH en niños

Metilfenidato

El metilfenidato es uno de los medicamentos más comúnmente recetados para el tratamiento del TDAH en niños. Se cree que actúa aumentando los niveles de dopamina y norepinefrina en el cerebro, lo que ayuda a mejorar la atención y reducir la hiperactividad. El metilfenidato está disponible en diferentes formas, como tabletas de liberación inmediata y de liberación prolongada.

Los efectos secundarios comunes del metilfenidato incluyen pérdida de apetito, insomnio, dolor de cabeza y nerviosismo. Sin embargo, estos efectos secundarios suelen ser leves y desaparecen con el tiempo. Es importante seguir las indicaciones del médico y ajustar la dosis según sea necesario.

Lisdexanfetamina

La lisdexanfetamina es otro medicamento utilizado en el tratamiento del TDAH en niños. Se convierte en dextroanfetamina en el cuerpo, que es un estimulante del sistema nervioso central. La lisdexanfetamina ayuda a mejorar la atención y reducir la hiperactividad al aumentar los niveles de dopamina y norepinefrina en el cerebro.

Al igual que con el metilfenidato, los efectos secundarios comunes de la lisdexanfetamina incluyen pérdida de apetito, insomnio y nerviosismo. Es importante seguir las indicaciones del médico y ajustar la dosis según sea necesario.

Te interesa  Señales de que mi hijo puede ser gay: ¿Qué hacer y cómo actuar?

Dexanfetamina

La dexanfetamina es otro medicamento estimulante utilizado en el tratamiento del TDAH en niños. Al igual que la lisdexanfetamina, la dexanfetamina aumenta los niveles de dopamina y norepinefrina en el cerebro, lo que ayuda a mejorar la atención y reducir la hiperactividad.

Los efectos secundarios comunes de la dexanfetamina incluyen pérdida de apetito, insomnio, dolor de cabeza y nerviosismo. Es importante seguir las indicaciones del médico y ajustar la dosis según sea necesario.

Atomoxetina

La atomoxetina es un medicamento no estimulante utilizado en el tratamiento del TDAH en niños. A diferencia de los medicamentos estimulantes, la atomoxetina actúa aumentando los niveles de norepinefrina en el cerebro. Esto ayuda a mejorar la atención y reducir la hiperactividad.

Los efectos secundarios comunes de la atomoxetina incluyen somnolencia, náuseas y mareos. Es importante seguir las indicaciones del médico y ajustar la dosis según sea necesario.

Guanfacina

La guanfacina es otro medicamento utilizado en el tratamiento del TDAH en niños. Actúa estimulando los receptores alfa-2 adrenérgicos en el cerebro, lo que ayuda a mejorar la atención y reducir la hiperactividad.

Los efectos secundarios comunes de la guanfacina incluyen somnolencia, mareos y sequedad de boca. Es importante seguir las indicaciones del médico y ajustar la dosis según sea necesario.

Clonidina

La clonidina es otro medicamento utilizado en el tratamiento del TDAH en niños. Al igual que la guanfacina, la clonidina actúa estimulando los receptores alfa-2 adrenérgicos en el cerebro, lo que ayuda a mejorar la atención y reducir la hiperactividad.

Los efectos secundarios comunes de la clonidina incluyen somnolencia, mareos y sequedad de boca. Es importante seguir las indicaciones del médico y ajustar la dosis según sea necesario.

Te interesa  Frases cortas para recordar a un ser querido: consuelo y fortaleza

Existen varios medicamentos comunes utilizados en el tratamiento farmacológico para niños con TDAH. Estos medicamentos pueden ayudar a mejorar la atención y reducir la hiperactividad, pero es importante seguir las indicaciones del médico y ajustar la dosis según sea necesario. Además, es importante tener en cuenta que cada niño es único y puede responder de manera diferente a los medicamentos. Por lo tanto, es importante trabajar en estrecha colaboración con el médico para encontrar el medicamento y la dosis adecuados para cada niño.

Deja un comentario